Designed by Domingo
                                                 PINCELADA

                                                                                                                                                                      a L. V. Beethoven

Mirada de fauno
intolerable reflejo de sorpresas.

Tus ojos dagas
se alertaron con sonidos
invadiendo el aire de los mundos.

Tu cabellera medusa
se tornó luminaria
sobre las notas de tus páginas
y las manchas de tus corcheas.

Tus pentagramas
demencial escándalo del silencio

y tu música
eterna
           ebriedad
                      del universo.








                        BOCETO AMOROSO A LA MANERA DE
                                                 GERSHWIN

                                                                                                                                        ...durante su Concierto para piano
                                                                                                                                                           y orquesta en Fa Mayor

Aparejadas parejas sin nombre
sensualidad in ter mi ten te
de besos danzarinos al pie de los faroles
caminatas interludio
entre el blues de los tacones.

Nocturna vendimia de caras pintadas
que desgranan sonrisas
en precipicios solitarios.

Espaldas vestidas de ritmo
que buscan sitios donde ayuntar
y destilar gemidos.

Cansados de humo y desvelos
los sudores dormitan
              navegan entre sueños...

...el amanecer interrumpe
su amor de cinturas desconocidas
siempre exterminado con la luz
amarillenta de la ciudad.







                                     TRINO DE PUÑALES

                                                                                                                                                            Para Astor Piazzolla
                                                                                                                                                                           in memoriam

Prologuista de nostalgias iracundas.
Entretejido amor que está de partida.
Tango laberinto.

Tu bandoneón en síncopas respira
como un pulmón que le falta el aire.
Amordazas al viento
y los bronquios mágicos de tus digitaciones
cabalgan como yeguas en celo.
Elegante tortura ósea
devenir en cámara lenta
anatema cromático de tu locura
de tus ojos cerradosde la lluvia de tu cuerpo
de tu camisa negra.

Latino cascabel de ansiasno puedo descifrar
la explosiva enervación de tus tambores
ni este ardor de retorcidos espasmos.
Siento tus pentagramas
como un visceral desorden
suicida velocidad mecánica que pulsa
parálisis respiratorias
              jadeantes dolores dolorosos
                           enamorados de la soledad.

Ese paladeo agridulce de tus arpegios
ese grito de tus acordes disminuidos
es el sensual abatimiento de tu mareo
entraña lágrima sintetizada
tanguero contratiempo de azucenas
afilado trino de puñales abemolados.

Tus percusiones marcan los ritmos
que tal vez tiene Argentina
y el sobresalto y la tristeza de tu bandoneón
me sentencian a cruzar un corredor de espejos:

Me veo caminando por la calle
plagada de maniquíes.
Me codeo con marionetas
rostros de colores inmóviles.
Mi tristeza se mueve entre los zapatos
y en cada paso la miro.
Así llego a un cafetín
me siento
fumo un cigarrillo
el humo reseña la tristura
la respiración me cuesta
y se convierte en llanto
sólo los cabellos me envuelven
en medio de las partículas del aire.

Como todos busco entre la tarde un ave
un lugar donde habitar
y miro que falta un adoquín en la banqueta:
¿dónde hallar uno de idéntica cantera?
Afuera transcurre el reparto de ilusiones
las multitudes mastican en gajos las palabras
hablan de la luz y opacan el aire.
                     Claroscura tarde de rendijas.

Yo estoy liberando cangrejos encarcelados
he comido volátiles migajas y produzco panes.
De mi conciencia gotean las fronteras
la caída se transforma en rito
la herida en verso
apago mi rostro entre las manos
y se humedecen mis rodillas
igual que los ojos de las madres
de la Plaza de Mayo.

Ronda    ronda    ronda.

Ahora bebo mi café.
En él miro mi reflejo.
Peino la cabellera.
Me compongo el vestido
y de nuevo siento la tristeza
con que cuentas esta historia.
Pongo tres monedasen la mesa del café.

Me visto con mi gabardina azul.
Salgo a la calle
que se convierte en laberinto
la lluvia me enreda en desnudos galopes.
Ahora corro hasta mi casa
en las esquinas doblo
mi cuerpo se cansa
camino
vuelvo a correr.
Al fin llego con tu tristeza y la mía
               hasta la puerta
                         del silencio.







                                     ISADORA Y EL VIENTO
















                                                                                                                                                                        Mi vida y mi arte
                                                                                                                                                                       nacieron del mar.

                                                                                                                                                                     Isadora Duncan

Infanta nómada
libérrima
libélula
revolucionaria irreverenteque
ruegas a Dionisos Portador del Fuego
iluminar tu camino con llamas.
Te niegas a destruir tus sueños
y edificas alas a tu fantasía.
Heredas a los niños la osadía
de sentirse libres.
Descubres en el amor
un pasatiempo y una tragedia
y te entregas a él con pagana inocencia.

Sacerdotisa sin modestia
que en las mañanas de tu vida
la Acrópolis es manantial de gozo
y la aurora una sorpresa
donde el futuro siempre espera.

Tus pasos hechos de aire
hallaron el camino
en la poesía del espacio.
Y con tu blanca túnica griega
                  bailas
                          bailas
                                   bailas
hasta crear la danza nueva.

Tu danza
caótica y extravagante
en medio del escándalo.
Tu danza
de pasos libres y pies descalzos
de viento y velos orgullosa.
Tu danza
interpretando marchas fúnebres
las notas del preludio a la tragedia.
Tu danza visionaria
sintiendo el cumplimiento del presagio:

Besos en los labios
tras el frío cristal de un automóvil
y entre la niebla
la lluvia
y el camino
tus hijos parten
hacia la tierra
donde no regresan
los viajeros.

Deseabas volar
y sólo fuiste un barco fantasma
en un océano fantasma.

Por años tu aniquilado espíritu
se arrastró a lo largo del sendero
doloroso de los tiempos.

Pero tu danza vidadanza vértigo
calvario del amor
prosiguió el encuentro con los sueños
y la carrera del viento.

Y entre risas y una mascada
que se envolvió a tu cuello
se estranguló tu loca vida.





                               TUS MANOS GOTAS DE AGUA

                                                                                                                                                               a Luz María Puente

Tus manos
gotas de agua
lluvia
lirios
sobre un teclado acuático.

Tus manos
vendavales
brisas tejedoras
sobre un teclado de aire.

Tus manos
polvo
arena
tierra que en el espacio se hilvana.

Solares y lunáticas
tus manos planetarias y abismales
un grito sostenido
en la fugaz cárcel del tiempo.

Tus manos
sombra y luz
como tu nombre luminoso
sobre un teclado en llamas.






                                          TUS MANOS RÍO

                                                                                                                                                    a Jorge Federico Osorio

De aquellas gotas de agua
de aquella luz iluminadas
vieron la luz tus manos río
peces perfectos
que con la exactitud de las clepsidras
reptan entre la piel de los bemoles
y conforman el corazón de las sonatas.

Tus manos río-tiempo
que espían los contrapuntos
en la bóveda del universo
y con blancura de espuma
convierten al teclado
en un festín interminable.

Tus manos río-espacio
que sobrevuelan pentagramas
acumulando ecos
síncopas
oberturas y muerte.

Gemelas manos de la vida
que transfiguran la música
en el más profundo canto
y el lenguaje intemporal del silencio.






                            DELIA AMIGA, DELIA HERMANA

                                                                                                                                                                       a Delia Caffieri

Delia amiga
Delia hermana
por tus canciones de sangre
la música se estrella en mi silencio
con una risa sembrada
llena de vivir y viento.

Tu voz meteoro que canta
durante todas las tardes
y en noches de luna inquieta.
Tu voz manantial de rosas
loca de notas
loca de arpegios
de acordes donde se escribió el poema.

Tu piano vive enterrado
en el vientre de la noche
y te despierta las manos cuando amanece.
Y con tus párpados apretados
como aquellos de Piazzolla
clavado a su bandoneón
y a su tango laberinto
tú clavas un ritmo de árboles
en los papeles pautados.

Entre el teclado reflejas
un pinar de hojas perennes
y tú y compañero Ciruela
amor y canción en mano
recorriendo las veredas
como islas de libertad
que no vienen en los mapas.

Delia amiga
Delia hermana
con tu nombre casi flor
casi dalia
al poeta de los brazos tercos
que es Sabines

le has robado los insomnios
y arrebatado su muerte
y nota a nota cantas sus versos
muero de ti   muero de amor   muero de amor de ti
y tú te mueres con él
para no morirte nunca.

Espiral de astros tu música
cántaro de sonidos y aliento
desenterrada del sueño
amor que agobia y golpea
manos del amor ausente
tierno panal de palabras
en clave de sol y llanto.







                                                   SAX RAPAZ

                                                                                                                                                                    a Evodio Escalante

Jazz nocturno que padece
la obscena densidad de las ciudades
a toda hora despiertas.

Música lagarto primigenio
el sonido del sax que imita al humo
y late como un grito moribundo.

Selva de notas que nacen
de la improvisación de un solitario
hasta alcanzar la voz ancestral de los orígenes.

Rezo del hombre urbano
coronación del ruido
tras el llamado primitivo de los caracoles.

Caminata que se volvió carrera
contra el aire turbio del espacio
ausente de silencios.

Metáfora estridente la diaria conversación
que trata de salvar al viento
podrido de mensajes.

Jazz percusivo
        marcapaso del tiempo
que las venas penetra con la aventura de su idioma
sin fronteras.
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo