Designed by Domingo
Realidad e imaginación en la obra de Arnaldo Coen

















Realidad e imaginación se unen en la obra de Arnaldo Coen, pintor singular en quien  
podemos admirar la presencia del tiempo y de manera simultánea la intemporalidad.   
Para él, la pintura es lo que del mundo observable es posible representar, en  
combinación con todo aquello que es posible imaginar.

Arnaldo afirma que después de mirar lo que existe alrededor, en la obra de todo  
creador comienzan a intervenir factores muy importantes como los sueños, los  
recuerdos, los anhelos y los estados de ánimo del momento.  De esta forma se  
mezclan pasado y futuro a través de la memoria y los deseos.  Es en este momento  
en el cual surge uno de los más importantes motivos para pintar, es cuando el paisaje  
de su mundo interior resuena y toma forma a través de sus pinceles.

En su trabajo existen varios factores que le inquietan cuando pinta: el tiempo, del  
cual nos dice: es ese elemento que al transcurrir hace que la luz se modifique y a la  
cual logro descomponer hasta obtener diferentes momentos lumínicos.  Por ello  
me es posible representar los diversos instantes del día en un mismo cuadro.

  También le inquieta el espacio, al cual rompe en muchas ocasiones a base de formas  
geométricas para plantear diferentes momentos de luz.  Luz con la que juega  
logrando la ilusión de la profundidad, las lejanías y a veces hasta de lo infinito.










Lo importante en el acto de pintar para Arnaldo es llegar a plasmar lo real de su  
imaginación, pero sin perder la espontaneidad y la frescura.  Para lograrlo ha  
trabajado el dibujo hasta el cansancio, siempre bocetando, delineando, a lápiz, con  
carbones, con tintas.  Ha experimentado con el color en todas sus posibilidades.

Ha pasado por el arte figurativo, el expresionismo, las formas orgánicas, las  
abstractas, y las geométricas. De esta última faceta, ha trabajado especialmente con  
el cubo y dentro de él, ha estudiado como lograr con la luz, los volúmenes y las  
transparencias. En él ha incluido todo y de él ha hecho que todo surja.

Ha trabajado con multitud de técnicas y  materiales: lacas auto motivas, relieves,  
resinas. Ha experimentado con la acuarela, los gouaches, el acrílico y el óleo. Ha  
realizado obras a través del arte gráfico utilizando la litografía el grabado y la  
serigrafía.

Asi, después de una larga trayectoria de experimentación con los materiales, las  
texturas, las formas y el color aplicados a través de diferentes técnicas, en Arnaldo:   
la libertad es la clave para poder llegar a ser un verdadero artista, y de esta forma  
permitirse a sí mismo escuchar la voz interna que le hace realmente expresar lo que  
siente.










Cuando comienza a pintar, intenta limpiar su mente de los alrededores, y en un acto  
de concentración, inicia el dibujo.  Por un momento aparece el vacío y después, la voz  
interna que le habla de sus memorias, de sus fantasías.  En ese momento se inicia el  
primer trazo del cuadro.

En ocasiones existen ideas preconcebidas de lo que el cuadro va a ser.  En otras, el  
cuadro se impone y comienza una especie de dialogo donde lienzo y mano de pintor  
conversan.  Es el cuadro el que da el tema, la dinámica,  y el camino por donde habrá  
de ir.

La pintura de Arnaldo Coen está plagada de atmosferas donde se puede palpar el  
viento, el agua, los espejos, el eco el tiempo y muchos otros elementos que los  
espectadores descubren al observar sus cuadros.  Lo maravilloso del arte para él es  
que con su manifestación, se pueden hacer infinidad de lecturas o mirar multitud de  
facetas, haciendo de la imaginación del observador, un creador más viajando con su  
propia fantasía.

El arte también es la forma de expresión del ser humano a través del cual el hombre  
es capaz de darle un orden al caos. En la pintura, la suma de varios procesos: los  
emocionales, los racionales y aquellos instintivos o viscerales.  Los tres son  
importantes para lograr una obra equilibrada, una obra donde esté presente el amor,  
la inteligencia, lo espontáneo y la frescura de las reacciones más primarias.

Lo importante para Arnaldo Coen, es logra percibir, captar y plasmar en su obra esos  
seres mutables que somos.  Poder plasmar asimismo, la quietud en movimiento, y  
eso que escucha en su adentro pero que lo ve afuera. Su experiencia con el tiempo ha  
sido sin duda quererlo atrapar en sus cuadros. Si nos detenemos a observarlos bien,  
podremos comprobar que sus deseos se han logrado.

Otra faceta especial de Arnaldo es su especial inclinación a la poesía, gusto por el que  
ha ilustrado varios libros de poemas, entre los cuales están: Carta de creencia de  
Octavio Paz, el cual acompaña con tres bellísimas serigrafías;  Animales que no  
cupieron en el pequeño bestiario de Arturo González de Cosío, y mi libro: De callar  
este amor me duele el cuerpo.


                                                                                                                      Andrea Montiel

                                                                                         Texto para el programa de Televisa
                                                                                         Serie:  Creadores de la forma  1990
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo