Designed by Domingo
¿Qué, qué, qué? ¡N'hombre, más, pero mucho más que el Paraíso!













Así como para Agustín Lara, también para Leonel Maciel el amor es "un algo sin nombre  
que obsesiona al hombre por una mujer".  Es ese algo difícil de definir pero que sentimos  
cerca de lo que nombramos corazón y que al practicarlo, nos lleva más, pero mucho más  
allá del Paraíso.  El amor, la creación artística y los sueños, tan cercanos uno del otro,  
están llenos de representaciones inspiradas precisamente en lo que se ha llamado: la  
nostalgia del Paraíso, o el manantial originario de la vida, o el estado edénico a manera de  
un jardín de vegetación lujuriosa y fruto resultante de una actividad celestial. La obra de  
Leonel Maciel no está lejos de estas concepciones.   En su serie más reciente de acuarelas,  
Leonel hace un homenaje al amor, y dígase de paso, a la mujer.  Mujeres por todas partes,  
rodeadas de flores, lunas, néctares, listones, aves, agua, insectos fosforescentes y frutos.   
Mujeres que abrazan, que rondan por su cabeza, que arrojan flamas por los ojos y  
descansan llenas de placer.  Mujeres amantes diurnas y también nocturnas, y en medio de  
todas ellas: él, él mismo un espía rondándolas, acariciándolas, o velando por sus sueños,  
siendo presa y cazador al mismo tiempo, un espía internándose y en cada mujer  
buscándose a sí mismo.  Sus acuarelas reflejan un impecable trabajo donde el color ha  
sido aplicado de manera directa, de primera intención, sin la ortodoxia que comúnmente  
es exigida por esta técnica. Algunas de ellas contienen composiciones en un solo plano.  
Otras, al mirarlas y mirarlas, nos hacen descubrir hasta dos y tres planos, pero en todas, a  
través de la modulación de las tonalidades, logra un manejo de luces y sombras tan  
cercano al dibujo que sorprende.  Cada acuarela es una historia, una aventura exuberante,  
una narración hedonista que camina tras los recuerdos de la infancia y los de la vida  
después de más años. Cada acuarela encierra una porción de naturaleza y varias  
pinceladas que pocas veces hacen entrar tanto color por nuestros ojos.  Cada acuarela da  
vida a una mujer y a la versión de lo que para Leonel Maciel es más, pero mucho más que  
el Paraíso.                                      



                                                                                                                     Andrea Montiel  

                                                                                            Texto para la exposición pictórica
                                                                                                                            Galerías Aura
                                                                                                                        noviembre, 1988
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo