Designed by Domingo
El mundo literario de  PERLA SCHWARTZ

Desde sus orígenes, la escritura ha sido una de las expresiones humanas por excelencia que ha servido al hombre y a la mujer para comunicarse con sus lectores.  Sin embargo, la escritura ha tomado formas diversas, las cuales delimitan aquello que se desea comunicar y la manera de hacerlo.  La literatura cuenta con multitud de géneros para la expresión: poesía, novela, ensayo, crónica periodística, y en varios de ellos ha incursionado con su pluma y sus palabras la escritora Perla Schwartz.     

Perla realizó estudios de periodismo y fue miembro del taller literario de la Asociación de Escritores a cargo de Isabel Fraire. Concluidos sus estudios, impartió clases en la Universidad de la Comunicación y de la Escuela Carlos García Septién.  Fue reportera del Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA), analista del programa de televisión "Para gente grande" y colaboradora en multitud de revistas y suplementos culturales de diarios del país.
    

Desde sus años adolescentes, y como una necesidad de expresión personal, se aproximó a la escritura con el afán de plasmar en el papel sus sentimientos.  Poco a poco se fue acercando al mundo de los versos, hasta adentrarse en la poesía.  De este género literario nos dice:  "Además de ser la forma de escritura que más amo y de la que me siento más cercana, con la poesía es posible alumbrar a través de la palabra".  Perla nos ha regalado hasta ahora varios libros de poemas entre los cuales están: "Amanecer poético"(1976), "Vocación al vuelo" (1980), "Al tocar el viento"(1986), "El trazo de la memoria" (1986).     

Dentro del periodismo, principalmente en el campo de lo cultural, ha realizado innumerables trabajos.  Ha gustado especialmente de la entrevista y de la reseña literaria.  En este campo es donde ha encontrado una opción importante para comunicarse con los lectores y estar más en contacto con su entorno.     

El mundo de la prosa también forma parte del mundo literario de Perla Schwartz, fundamentalmente a través del ensayo, por medio del cual toma la palabra para comunicar sus ideas y su visión del mundo, así como para precisar sus puntos de vista acerca de algún tema que le inquieta. Dentro de este género destaca su libro: "Rosario Castellanos mujer que supo latín..." y su publicación: "El quebranto del silencio", de Editorial Diana.  En ambos libros, Perla refleja su definitivo interés por el tema de la mujer, tanto en lo relacionado con su papel dentro de la literatura, como en su preocupación constante por los fenómenos de desamparo y marginalidad en que el universo femenino ha vivido.     

De manera especial le interesó nuestra poeta mexicana Rosario Castellanos, ya que fue una mujer de facetas múltiples que incursionó  en varios géneros literarios como Perla lo está haciendo.  Además, con su pluma y sus palabras, abordó infinidad de campos y temas manifestándose siempre como una incansable luchadora por enaltecer el papel de la mujer dentro de la sociedad y para consigo misma.  Estas preocupaciones también están presentes en la obra de Perla Schwartz, de allí el tema de su libro publicado por Editorial Diana: Ensayos sobre la vida, la obra y la muerte de diez mujeres poetas suicidas del siglo xx:  "El quebranto del silencio". Y tal como lo afirma en el prólogo la escritora Marjorie Agosin de la Universidad de Wellesley,  Massachussets, es donde:

"Perla Schwartz elige en su texto las voces y las vidas inigualables de mujeres desdobladas.  Por una parte sometidas las tradiciones patriarcales y agobiadas por paisajes domésticos; por otra, volcadas en una escritura que las desquiciaba, las embellecía y las acercaba cada vez más a la decisión final y superior: la muerte premeditada. Tres norteamericanas Sara Teasdale, Anne Sexton y Sylvia Plath junto a seis latinoamericanas, Concha Urquiza, Alejandra Pizarnik, Alfonsina Storni, Violeta Parra, Julia de Burgos y Delmira Agustini, componen los tejidos narrativos de esta brillante colección donde la autora entremezcla la vida de cada una de las poetas junto con sus poemas, los cuales muchas veces prefiguran sus destinos atávicos".     

Las páginas de este interesante libro de Perla Schwartz, a manera de testimonio y pletóricas de sensibilidad, recuerdan pasajes de las vidas de 10 mujeres que compartieron un destino común; el haber visualizado de una u otra forma su propia muerte; el haber escrito las líneas premonitorias en que predecían este hecho; el haber dado vuelo a su libertad de expresión a pesar de que su vida real y su cotidianeidad las encerrara y por ello el título del libro que alude a: "El quebranto del silencio" y por último, el haber dicho adiós a la vida por voluntad propia hasta el momento en que la palabra ya no les prestó respiro alguno.     

Ahora me detengo a recorrer los poemas de su libro “Instantáneas de la mujer camaleón”. No pude sino recordar algunos párrafos de,"El segundo sexo" de Simone de Beauvoir, escritora maravillosa de quien cito estas palabras: "al casarse la mujer recibe en feudo una parcela del mundo, una serie de garantías legales que la defienden contra los caprichos del hombre, pero se convierte en su vasalla...ella toma su nombre, es asociada a su culto e integrada a su clase y a su medio; pertenece a su familia y se transforma en su 'mitad'."...  en esta tónica, la de la pérdida de identidad sufrida por no pocas mujeres, están los versos que perla nos ofrece en su libro.  Versos dolorosos, sentidos, reflectores de la oscuridad de su alma, y en algunas de sus páginas luminosos al concebir la posibilidad del amor en una vuelta más de su vida.  A Perla le pesan sus ancestros, la inmovilizan, la agobian, aun así sobrevive en lo que ella llama "el alud de faenas cotidianas" de aburrimientos y desencuentros.  Nos muestra en varias de sus líneas, una casa en silencio, la soledad que se carcome a sí misma y la rabia acumulada.  Sin embargo, (porque siempre hay un sin embargo)"la piel no se resigna a vivir en el desierto".     

El mundo pertenece, desde mi punto de vista, a dos grupos opuestos de personas (y en medio todos los demás): los que viven la vida (y tal vez son felices), y a quienes la vida los vive (y muy probablemente son infelices aunque no lo reconozcan).  Ser uno mismo es difícil, las presiones son muchas.  Perla Schwartz en su libro “Instantáneas de la mujer camaleón”, se propuso ser, expresarse a sí misma, y no considerar que el camino se presenta con una sola opción, sino con muchas. 

Entre sus versos afortunados cito los siguientes:

soy una perla/que ha perdido/los contornos de su concha… O estos otros: mujer/rompecabezas/conformada por mil fragmentos./Torbellino/de nudos ciegos/.... la mujer camaleón desconoce/el color que debe vestir...    

Con todo, y después del desencanto, Perla se refugia en Perla y termina diciéndonos: 

…siempre fuimos/absurdamente diferentes./las losas se abren/caigo en lo más profundo de mí misma,/ha llegado el momento./Caigo/venzo a los demonios/ya no quedare sitiada/luz más allá.

                                                                                                                     Andrea Montiel

                                                                                                                      Texto publicado en la
                                                                                        Revista Foro de la vida Judía en el mundo
                                                                                                                            1991-1992 Vol. 3

Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo