Designed by Domingo
FEDERICO SILVA: y la geometría esencial










Artista mexicano cuyo quehacer creativo abarca tanto la pintura como la escultura.  Nos  
referimos a Federico Silva, cuya trayectoria artística es ampliamente conocida en nuestro  
país, ya que muchas de sus obras son grandiosas tanto en lo que a su tamaño se refiere  
como a su calidad creativa.

Nacido en la ciudad de México a principios de los años veinte, Federico Silva se interesó  
por el dibujo desde su niñez.  Conoció a David Alfaro Siqueiros, de quien fue ayudante y a  
través de quien se acercó a multitud de artistas plásticos con los que tuvo una relación  
muy estrecha e influyeron considerablemente en su formación artística.

Federico Silva fue organizador del primer salón de pintura en México y es autor  
dediversos murales que podemos admirar en varios edificios públicos de nuestraCiudad.   
En los inicios, su pintura contiene un carácter critico-político, pasando después a la  
escultura y el arte cinético.  En estos campos, experimenta y realiza objetos "solares" -
como el mismo los llama- utilizando para ello prismas, lentes de Fresnel, espejos, imanes,  
rayos láser y diferentes cuerpos suspendidos en el espacio.  Federico Silva ha sido  
investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y participo en el proyecto  
del espacio escultórico de la misma.

En su exposición titulada “La consagración de la primavera o el viento que se come la  
luna", Federico Silva presentó una serie de trabajos, tanto de pintura como de escultura,  
en las que utiliza técnicas diversas: serigrafía, óleo sobre tela, y mixtas sobre papel.  En el  
caso de la escultura, las obras están realizadas en piedra natural y policromada o bien  
combinada con madera y concreto, en bronce, sobre cartón, en acero y en yeso y acero  
combinados.

El arte para Federico Silva "es una aventura", sustentado "en sutiles y complejos puntos  
de equilibrio y aunque no trata de explicarse las leyes que rigen el universo en su totalidad  
como la filosofía, o en su particularidad como paciencia, puede explorar dando su propia  
versión de la realidad y su peculiar explicación de la naturaleza.  El arte al ser una forma  
de conocimiento, es posible que pueda por la vía emotiva, inducir a la comprensión de la  
esencia de un fenómeno a través de su único instrumento: la forma".

Y ahí están las formas logradas por él, formas llenas de frescura que reflejan las raíces de  
nuestra cultura y de nuestra mexicanidad. Piedras trabajadas que nos hacen recordar los  
espectaculares penachos prehispánicos; pirámides asentadas en su base o superpuestas y  
suspendidas en puntos de equilibrio, piedras signos, piedras casas, a manera de las  
edificaciones que conoció la antigüedad.

En sus telas podemos apreciar la presencia de los astros, de las horas del día,  oleos con  
ambientes diurnos atmosferas nocturnas. Pinturas donde plasma una geometría muy a  
su manera y  ofrece una especie de planos arquitectónicos, con las medidas incluidas que  
a la vez nos remiten a los mapas del cosmos. Pintura y escultura donde se ve la misma  
mano del artista, donde se le reconoce una personalidad única, solo suya, y un  afán de  
ubicación en el espacio y en el tiempo.


Ya que para Federico Silva, como menciona en su libro La escultura y otros menesteres:  
"La escultura y la pintura son artes que ocupan un espacio visible y sin tiempo; el carácter  
tridimensional de la una y bidimensional de la otra, son la base física de sus obvias  
diferencias... la pintura se da en el espacio interior, la escultura surge de dentro hacia  
afuera, es claroscuro, luz y sombra... la escultura se relaciona con el sol, las estrellas, la  
lluvia y el tiempo..."

Federico Silva es un artista que plasma en sus trabajos lo mexicano, lo que él es, lo de  
aquí.  Pero ¿qué es para él lo mexicano?  Es la identidad que debemos buscar no en los  
hechos recientes, sino la existente desde los primeros antecesores de los mexicas, los que  
marcaron la tierra para cultivarla, tomaron el tiempo de los astros, grabaron la piedra,  
pintaron las cuevas, buscando por siglos la supervivencia". En todo esto es donde estamos,  
y Federico Silva lo dice con cada obra suya, ya sea pintando o esculpiendo.










Así trasciende el tiempo, y en sus trabajos se funden el ayer con el hoy, la pirámide con el  
cohete que traspasa la atmosfera terrestre y algún símbolo prehispánico con un signo del  
futuro. Silva une el arte con la ciencia, por ello afirma: "no sé si el arte es un instrumento  
de conocimiento o de transformación.  Ignoro si lo que otros pintores o escultores hacen  
es resultado de sus sueños, de su imaginación o de sus fantasías.  Lo que sí sé es donde  
surgieron las ideas de los objetos que presento, del sol y de las energías de la naturaleza.

Para Federico Silva: "Toda presencia de la escultura empieza en la pintura. Es ella  
conspiración plástica en la que reforma la primera aproximación al conocimiento del  
espacio y no se puede salir a la escultura sin ese descubrimiento".  Y con estas ideas y la  
preocupación por su identidad, el artista inicia en la escultura, después de un largo  
proceso de aprendizaje, formulándose preguntas tales como: ¿Cómo ordenar volúmenes  
de una cierta manera que permita conectarlos con la tradición, con el proceso histórico?   
O bien, ¿lo nacional, lo mexicano, no son acaso datos esenciales para producir nuestra  
escultura contemporánea?

Federico Silva es sin duda un representante singular de la escultura mexicana, un artista  
plástico en busca de expresiones propias, y un ser humano abierto y espontaneo, lo cual  
refleja a plenitud en su creatividad, que como él mismo afirma:  "Para salir a la escultura  
tuve que abandonar los escondrijos donde se guardan las reflexiones sobre la pintura, y  
con los brazos abiertos, medir las cuatro direcciones: norte sur, oriente, poniente".  Y esta  
es su obra: una geometría esencial.


                                                                                                    Texto de Andrea Montiel
                                                                     para el programa televisivo Videocosmos
                                                                                    Sección: Creadores De La Forma
                                                                                                                                         1988
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo