Designed by Domingo
algunos poemas
LOCOS Y CUERDOS

                                                                                                                                                             a mis padres
                                                                                                                               quienes me enseñaron a estar
                                                                                                                                               en favor de la locura


Los locos dan festines
y los cuerdos son los invitados.

Los locos viven inventando mundos
y los cuerdos en mundos inventados.

Los locos crean castillos
y los cuerdos los habitan.

Los locos son mitad sueño
y los cuerdos sueño a la mitad.

Los locos son la poesía
los cuerdos quienes redactan.

Los locos son personajes
y los cuerdos los actores.

Los locos crean la música
los cuerdos son los escuchas.

Los locos son la pintura
y los cuerdos sólo pintan.

Los locos viven en muchos mundos
y los cuerdos en la tierra.

Los locos se sienten libres
y los cuerdos los encierran.
En favor de la locura (2002)
DSCN4402 DSCN4406 DSCN4408 DSCN4409 DSCN4416 DSCN4417 DSCN4418 DSCN4419
DSCN4421 DSCN4422 DSCN4423 DSCN4424 DSCN4425 DSCN4427 DSCN4428 DSCN4431
DSCN4433 DSCN4434 DSCN4435 DSCN4436 DSCN4437 DSCN4438 DSCN4439 DSCN4440
DSCN4441 DSCN4442 DSCN4443 DSCN4444 DSCN4445
Imágenes de la presentación
                                                                 LA ABUELA
                                                                                                                      no poseyendo más
                                                                                                              entre cielo y tierra que
                                                                                                  mi memoria, que este tiempo;
                                                                                                    decido hacer mi testamento.
                                                                                                                                                   Es
                                                                                                                                éste: les dejo

                                                                                                          el tiempo, todo el tiempo.

                                                                                                                                 Eliseo Diego

Qué bellas tus arrugas abuela
cuánto tiempo acumulado en tu rostro
en el desgaste de tus huesos.

Dime abuela
¿qué sientes al cargar tantos años encima?
¿de qué tinte es el camino de tus pasos lentos?
¿de qué tamaño las distancias?
y los instantes
¿cómo los mides?

Háblame de la prisa
la pacienciala espera
y el ansia
¿aún existen?

Abuela
¿qué significa vivir con el deseo en calma?
descríbeme el lugar donde están
tus sueños inconclusos
y confiésame
¿qué necesito para llegar a tus años
con una sonrisa amplia como la tuya?



                                                    QUISIERA CONTARTE, MADRE ...
                                                                                                                                   a mi madre
                                                                                                                               Rosa Rimoch
i yo te contara, madre,
cuánto dolor me has heredado
cuánta oquedad percibo entre los seres.

Madre, tu carne en mí se ha prolongado
pero también la pena de sabernos
a todos tan distantes.

Cuando de niña me prestabas tus ojos
aprendí a caminar por tus recuerdos
a deshilar el manto de tus sueños.
Y sabes, madre,
nos parecemos desde siempre
aunque los años nos separen.
Tu rostroes el espejo donde podré mirar
mi ancianidad de algún mañana.
Tus manos
las manos que mantuvieron mis pasos
por el tiempo.
Tu voz
la voz música en palabras que hoy grabo
con tinta en mis papeles.
Somos lo mismo, madre,
mujeres en medio de la nada
pariendo hijos
estrellas
llanto.
Somos el fuego de una tarde
en que la muerte vendrá
para llevarnos.

También quisiera contarte, madre,
de toda esta vida que tú me has heredado
del gozo inexplicable que a mis ojos le cabe
cuando miro la luna
el mar
las telarañas
o cuando mi piel se eriza pudorosa.

Por ti, madre,
conozco la fiebre del deseo
la candidez y la nostalgia.
Por ti fui condenada
a sobrevivir con esperanza
y con esta soledad
que todo lo acompaña.
Tú bien sabesde esas sorpresas con que tu canto
despertó mis sienes
alimentándome las fantasías
creciendo en mis oídos hasta escuchar
al Dios que tanto negué
por el camino.

Y me dejaste libre
al albedrío helado de mis días.
Y me dejaste sorda
con tu voz que aprisionaba las magnolias
en aquellos jardines que siempre quise
cultivar con mis no hermanos.

Ay madre, si yo te contara
¡cuánto he caminado!

Y en el trayecto donde tú me iniciaste
sola
encontré razones
sin sentidos
verdades a medias
mentiras
mi alma escandalosa
amor
distancias
ansiedad ilimitada.

Hoy sola
sigo encontrando sólo preguntas
pasos lentos
respuestas silenciosas
y tu  mejor herencia, madre,
la deliciosa e inagotable incertidumbre
de mis sueños.



                                                AL HERMANO QUE HABITA
                                                                "La Veranda"
                                                                                 ...el hombre también un día fue semilla.

Laurel
tronco soberbio
astilla erótica
coloso disfrazado entre las nubes.

Tus raíces
arraigo expandido
aniquilando distancias.

Tu anudada madera
paisaje de amantes
desasosiego de la tarde

y las flores de tus ramas
              pureza
                     inédita
                           del aire.



                                                       TU CAMINAR DISTINTO
                                                                                                                           a Renata Noris
Mi niña mitad sueño que viajas dondequiera
y en tu incompleto vuelo escondes la nostalgia.

Arribas a la playa y todo lo haces canto
el mar sobre tu cuerpo
el viento entre tus faldas.

Con tu sonrisa abierta más corto es el camino
más ansias te acompañan
a ti que a los completos.

Un corazón manzano en medio de tu bosque
veleta luz sin puertos tu barco imaginista
toda una vida junta encima de las ingles
aún sin las andanzas de tus piernas Renata.




                                             ¡OH CESAR, SI TU NO SABES NADA!...

                                                                       Hasta cuándo este valle de lágrimas a donde
                                                                                                 yo nunca dije que me trajeran.

                                                                                                                                César Vallejo

¿Qué hago yo aquí?
También tú lo cuestionabas.
Tal vez seas mi hermano
mi roto hermano de otros tiempos
mi otra mano que protesta
con su cansado corazón.
Mas tú, hermano
eres letra
palabra
verso
soneto desgarrado.
Tu corazón es horno
mito
pájaro lunático
diamante venenoso.
Eres por todos
grito absoluto
llamarada en celo que presta su Dios
le exhibe
le acusa
y nos invita con él
a cenas miserables.


¡Oh César, si tú no sabes nada,
qué hago yo aquí!

Al lado de este Dios perseguido
persecutor de la tinta con que denuncias
el día en que naciste
extraes de sus piedras vida
le sientes caminándote
odiándote
en el reposo aún caliente de ser
de tus poemas
de tus sueños podridos
de tu dolor humano
de tanta saliva sollozando
o tus ganas de no haber tenido corazón.
Aún con toda ésta, tu orfandad
más música sería imposible.

¡Oh César, si tú no sabes nada,
qué hago yo aquí!

A corazón desnudo
a hermandad de potro ensangrentado
a pelo sobre el hombro de la muerte
has cabalgado penetrando tus raíces
¡hasta en eso nos parecemos!
en ésto de los padres que no salen
pues cargan su tristeza enferma de vejeces.

No sé que haría tu padre con todas sus reliquias.
El mío es constructor de música hilvanada
de corchos
de corcheas
de paulatina oscuridad al día
octubre tras octubre sus cumpleaños
en ritmos de sonata
y tú, el padre en tus sonetos
la trinidad en cada verso
Dios, padre y tú, un hijos
acando sangre de las sombras.

¡Oh César, si tú no sabes nada,
qué hago yo aquí!



                                      BOCETO AMOROSO A LA MANERA DE
                                                                GERSHWIN
                                                                                          ...durante su Concierto para piano
                                                                                                           y orquesta en Fa Mayor.


Aparejadas parejas sin nombre
sensualidad in ter mi ten te
de besos danzarinos al pie de los faroles
caminatas interludio
entre el blues de los tacones.

Nocturna vendimia de caras pintadas
que desgranan sonrisas
en precipicios solitarios.

Espaldas vestidas de ritmo
que buscan sitios donde ayuntar
y destilar gemidos.

Cansados de humo y desvelos
los sudores dormitan
navegan entre sueños...
...el amanecer interrumpe
su amor de cinturas desconocidas
siempre exterminado con la luz
amarillenta de la ciudad.
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo