Designed by Domingo
                                               El poder de las manos






Sin los maravillosos órganos motrices que son las manos, el hombre nunca habría podido  
construir la civilización tecnológica que le ha permitido dominar al planeta.  Con las manos la  
humanidad ha creado, desde las más elementales formas de comunicación, hasta los más  
sofisticados alfabetos. Desde el simple saludo, hasta los utensilios de trabajo mas complicados.  
Todo lo que esta a nuestro alrededor, todo lo que ocupa algún sitio en el espacio y que ha sido  
creado por el hombre, ha requerido de sus manos.
Nuestra civilización es una cultura manual basada en la fabricación y en el uso de instrumentos.  
Sin los procesos de manufactura, desde los artesanales hasta la más avanzada tecnología, seria  
imposible imaginar a la sociedad humana. Algunos hechos observados en distintos campos de la  
actividad de nuestras sociedades, demuestran la importancia funcional que tienen las manos. Por  
ejemplo: las impresiones digitales que sirven para identificar a sujetos involucrados en un crimen,  
ya que todo el mundo difiere en los surcos que presenta la piel, en los extremos internos de los  
dedos, aun entre gemelos idénticos, las huellas de las manos son distintas. Por otra parte, ninguna  
especie animal tiene el dedo pulgar tan desarrollado como el género humano y ninguna es capaz  
de efectuar los precisos movimientos de rotación que tiene este dedo en la m ano del hombre.
La mayoría de los antropólogos concuerdan en que, sin las pinzas manuales de las que el hombre  
dispone gracias a su dedo pulgar, difícilmente hubiera llegado a fabricar instrumentos y a asumir  
un papel preponderante dentro de su ambiente biológico. Las manos del hombre se han  
expresado con toda plenitud desde que la humanidad existe. Son las creadoras de multitud de  
objetos que utiliza para su vida cotidiana, o de objetos que le han servido para decorar sus  
recintos. Manos constructoras de su mundo y de las armas con que en parte lo ha destruido.  
Manos que esculpen, pintan, o hacen música para combatir el silencio.  Manos que han  
desarrollado todo tipo de adelantos tecnológicos para que el hombre logre comunicarse de  
inmediato.


Cuando se habla de la importancia de las manos, es fácil incurrir en exageraciones, ya que los  
movimientos tipo pinza que son indispensables, son muy comunes en la naturaleza. Muchos
                                                                  simios conocen también el uso de instrumentos  
                                                                  rudimentarios.  Pero el hombre no hubiera usado ni  
                                                                  inventado instrumentos si no estuviese dotado de un  
                                                                  sistema nervioso particularmente bien desarrollado. Hasta  
                                                                  los instrumentos de piedra mas primitivos que se conocen,  
                                                                  exigieron para su elaboración, un cierto esfuerzo de esa  
                                                                  función cerebral que es el fenómeno de la abstracción, es  
                                                                  decir, la capacidad de descubrir los atributos de una cosa  
                                                                  independientemente de las demás.   La habilidad manual,  
                                                                  derivada del proceso evolutivo que dio al hombre su  
conformación anatómica definitiva, tuvo que estar complementada con otros atributos para que  
la especie humana haya logrado sobrevivir y predominar sobre las demás.
¿Qué tienen de portentoso las manos?


Anatómicamente, casi nada. Como tienen huesos finos y poca sustancia muscular y grasas, las  
manos son órganos extremadamente frágiles, sujetos a lesiones de todo tipo. Incluso su  
movilidad, a la que tanta significación cultural se ha atribuido, depende más de los músculos del  
antebrazo que de los de las manos propiamente dichos. Los dedos son como marionetas  
sostenidas por tendones, que equivalen a una especie de cordeles tirados por los músculos del  
antebrazo. Para poder cumplir con la amplia gama de movimientos y de posiciones que las  
caracteriza, las manos incluyen un número relativamente alto de huesos y de articulaciones.
Y, ¿por qué hacen ruido los dedos?
Hasta mediados del año de 1971, ni siquiera los médicos lo
sabían con certeza.  Hoy en día ya se sabe. Los dedos
truenan porque al ampliarse el espacio interarticular, el
fluido viscoso que lo llena, experimenta una caída de presión,
lo cual provoca la formación de minúsculas burbujas, que
explotan ruidosamente.  
Ahora hablemos de las habilidades de la mano derecha y de los
llamados zurdos con la máxima habilidad  en la mano izquierda.
Estadísticamente, apenas un 8% de la población mundial parece
usar con preferencia la  mano  izquierda.  ¿Por qué?   nadie lo
sabe a ciencia cierta.   Entre  los  científicos  se postulan varias
causas: las hereditarias, las de factores intrauterinos, así como aquellas durante el curso del  
desarrollo infantil. El problema se complica al comprobarse que la condición del zurdo o del  
diestro, no coincide totalmente con la predominancia que uno de los dos hemisferios cerebrales  
ejerce sobre el lado opuesto del cuerpo.   Por otra parte, hay pruebas que estadísticamente  
demuestran que los diestros se observa una predominancia visual del ojo izquierdo, mientras que  
en los zurdos predomina el derecho. Frente a todo esto, cualquiera que sea la explicación válida,  
poco o nada, es lo que logrará reconfortar a los zurdos, ya que se ven forzados a vivir en un  
mundo en el que cada vez es mayor el número de aparatos e instrumentos concebidos para ser  
utilizados con la mano derecha. A pesar de todas estas desventajas, la mayoría de los médicos  
consideran que lo más prudente es que los padres permitan a sus hijos ejercer sus preferencias  
en materia de lateralidad, ya que las represiones impuestas durante el adiestramiento de las  
habilidades manuales, pueden interferir en el funcionamiento del sistema nervioso. Respecto de  
este punto, hay indicios que revelan que el esfuerzo de un niño zurdo por usar la mano derecha,  
puede llegar a causarle tartamudeo. Esto se debe a que el centro cerebral responsable del habla  
se localiza siempre en el hemisferio del lado opuesto a aquel en que predominan las funciones  
manuales. Las manos son más que indispensables, ya que actúan en la mayoría de nuestras  
actividades. Cuando por alguna razón, alguien ha perdido el uso de una de ellas, las habilidades y  
la posibilidad de una vida normal se ve reducida de manera significativa. En gran parte las manos  
son los instrumentos que han hecho de nuestro mundo un mundo cada vez más habitable.






                                                                                                                                 ANDREA MONTIEL
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo