Designed by Domingo
DAVID AMOS:   Un afán por descubrir nuevos mundos en la música


Siempre he pensado que el espíritu explorador o ese gusanito por buscar cosas desconocidas, no sólo pertenece a los científicos o arqueólogos.  No.  También hay rastreadores de novedades entre los artistas.  Tal es el caso del maestro DAVID AMOS, a quien conocí gracias a una riquísima comida a la que me invitaron el Dr. Luis Feder y mi querida amiga Alda Coen en su casa. 

Se festejaba la visita de David en México, país donde nació, pero que hace muchos años abandonó para radicar en California.  La plática era agradabilísima, hasta que decidí entrevistar a Amos y así transmitir su actividad a los lectores de Foro.  Este es el resultado de nuestra plática:

A.M.

¿ Cómo comienza Ud. con la idea acerca de que los compositores no conocidos puedan ser todo un evento de comunicación, promoviéndolos a través de sus grabaciones y su apoyo musical?

D.A.

Del mundo de la música mis héroes siempre han sido compositores y desde pequeño ya escuchaba en la casa a Schubert, Beethoven y Mozart, pero cuando entré a la Universidad de San Diego  en California, fui expuesto a otro tipo de música:  la de compositores vivos.  Ante estó pensé en la oportunidad de ejecutar la obra de quienes aún están entre nosotros al mismo tiempo que trabajar con ellos.  Fue algo muy especial.  Así escuché a multitud de compositores norteamericanos, europeos, entre ellos, Paul Creston, Allan Province, Jean Carlo Menotti.  Pasaron años, hasta que me preparé como profesor de música, sin dejar de entrar al negocio de la familia.   Pero fue quince años atrás cuando tuve la oportunidad de hacer una grabación a través de mi orquesta comunitaria en San Diego.  En esa época me visitó el cornista principal de la filarmónica de Israel, Meir Rimón, quien falleció trágicamente hace dos años, sin embargo pude formar con él una amistad inolvidable y el primer disco que grabé fue precisamente con este músico incomparable y la Filarmónica de Israel.  Grabamos selecciones israelíes compuestas para él y un par de ellas de Lazlo Roth que vivió en México durante muchos años.

Más o menos al principio de los ochentas, me entró el ansia, una especie de sed por promover la música de compositores menos conocidos o música poco conocida de compositores más famosos.  Y ya que en San Diego vivía el compositor Paul Creston que nunca había recibido la atención que desde mi punto de vista merecía, lo comisioné para escribir una obra para mi orquesta comunitaria.  Después grabé otra obra de él con la Filarmónica de Israel y desde ese momento comencé a conectarme con los compositores vivos. 

Uno de tantos días de mi vida en aquellos años, conocí a Jean Carlo Menotti mientras se representaban sus conocidas óperas "El Teléfono" y "La Medium" y me senté a conversar con el maestro. Muchas de sus composiciones eran desconocidas. Al escucharlo, decidí grabar y dar a conocer esa música. Este es un caso típico de servicio a un conocido compositor con el fin de descubrir una fase de su creación que no ha recibido suficiente atención ni ha sido escuchada por el público.

A.M.

¿ Y cómo dio Usted comienzo a su orquesta comunitaria ?

D.A.

Mi orquesta comunitaria comenzó hace alrededor de veinte años con un conjunto de cámara pequeño que fue patrocinado por el Centro Social Israelita de San Diego.  Poco a poco se fue integrando con muchísima gente, voluntarios de todas las religiones y de todas las razas y donde los únicos requisitos eran: saber tocar, ser leales y no faltar a los ensayos . Mi orquesta hoy en día tiene temporadas de 4 y 5 conciertos al año, incluso con solistas invitados, y aunque sus miembros no son totalmente profesionales, está conformada por un conjunto de músicos con gran calidad y energía.

A.M.

¿Cuál ha sido la reacción del público ante su labor musical?

D.A.

Mis grabaciones han sido recibidas con gran interés y entusiasmo ya  que hay un núcleo de personas en el mundo que está buscando literatura musical nueva, discos nuevos, son personas cansadas  de oir lo mismo siempre.  Algunas obras desconocidas son de valor permanente, otras no, pero nuestra labor como promotores y directores e intérpretes de la música, es lograr que el público sepa que dicha música existe y que debe dársele una oportunidad a los compositores de que sobreviva varias generaciones.  

A.M.

¿ Y cuál es su sentir como director de orquesta?

D.A.

Hay dos aspectos, la manera en que uno trata a la gente y la preparación y el talento musical que uno tiene.  Nada funciona con talento si no hay trabajo, preparación y sudor.  La mejor fórmula para dirigir bien y tener buenos resultados es estar bien preparado.  Para esto no hay sustitutos:  hay que aprenderse bien la partitura y al pararse frente a la orquesta no puede existir duda de lo que uno va a hacer.  Cada movimiento debe ser perfecto.  Es necesario comunicarse con cada miembro de la orquesta, pues los músicos atrilistas conocen al director incluso antes de que éste se suba al podium a conducir. 

A.M.

¿Qué significa para Usted la música?

D.A.

La música es para mí la forma artística más sincera, pues con ella puedo expresarme plenamente y contribuir un poco a construir su historia.


                                                                                      Entrevista de Andrea Montiel
                                                                                                                   publicada en la
                                                            Revista FORO de la vida judía en el mundo
                                                                                                                               julio 1994
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo