Designed by Domingo

        EN FAVOR DE LA LOCURA

                               ANDREA MONTIEL


                                   fotografías:  Salvador Herrera





                                    Editorial Aldus
                                              2002


















                                       LOCOS  Y  CUERDOS















                                                          I
                                          Los locos dan festines
                                    y los cuerdos son los invitados



















                                                             ESTA CARRERA
                                                                                                                                                                 Quien tenga corazón
                                                                                                                                                             no lo tenga escondido

                                                                                                                                                                           Carlos Pellicer

Esta carrera de relevos
es como el mismísimo demonio
que te regala una prenda:
Ahí está la redonda compulsión verdiblanca
ese infalible capricho
que hace a las flores esclavas voluntarias
de jardines que elaboran sueños de enredadera.

Ahí están algunas tardes
obsequiando una circunferencia en llamas
ese ojo escarlata del cielo
que te presta tu propia sombra
le ofrece la mirada a las horas
convierte los cabellos en finos hilos eléctricos
y hace resplandecer el par de almendras de tu rostro.

Nos regala la locura y la carcajada
o esos amigos místicos en estado salvaje
o esos otros que tocan los tambores  escriben o pintan
o soplan un saxofón y lo transforman en arcoiris.
También está esa música amielada
que te arranca suspiros publicitariamente erguidos
haciéndote recordar los amores
o sólo el solo amor
ese amor al que no se le puede ser infiel.

Es en esta carrera donde las letras
danzantes hijas de las palabras
se hacen palabras
palabras viento
palabras humo
palabras vómito
vómito poema
poema mundo
mundo poesía
poesía que todos los días me encuentra
donde yo voy a buscarla
donde amargo y endulzo la saliva
y me veo sonreír por el ojo izquierdo
y llorar por el otro.

Donde me atropello con los niños de enfrente
con los ruidos de mi casa
con sus muros transparentes como cristales de viento
con ese olor a cocina
olor de yerbabuena y tomilloo comida de domingo.

Esta vida que algunos llaman perra
te está ladrando geranios
y tú sin darte cuenta.









                                                          II
                                Los locos viven inventando mundos
                                 los cuerdos en mundos inventados






















                                                HERMANDAD EN SILENCIO
                                                                                                                                                                                 No está sola
                                                                                                                                                                 la semilla en la tierra
                                                                                                                                           Multitudes de gérmenes mantienen
                                                                                                                                             el profundo concierto de las vidas
                                                                                                                                         y el agua es sólo madre transparente
                                                                                                                                                 de un invisible coro sumergido.

                                                                                                                                                                            Pablo Neruda


No sé cómo habrán nombrado
a aquellos seres en su infancia.
Cuáles fueron sus sueños o juegos preferidos.

No sé cómo crecieron sus caminos
ni dónde encontraron las palabraslas de su voz
las del silencio ruidoso
esparciéndose en las manos
y la inspiración raptada acaso
de las calles
los árboles
el amor
la patria
la tierra yerma
el mar abierto
o la inmundicia.

No sé de dónde tantos vuelos
tanta pasión tatuando la memoria
tantos fantasmas compartidos
hasta sentir hermanos a los otros.
No de sangreni de raza
ni de un credo
sino de ruidos iguales.

No sé por qué toda esta voluntaria soledad
de algunos requisito indispensable
para emprender navegación adentro.
Ni toda esta inventada libertad
arrojando vida a la intemperie
hasta que cale el frío
o queme el aire
o rasgue el agua
o el fuego purifique.

No sé de dónde salen los gemidos
de iguales tesituras
los intestinos rotos por los mismos recuerdos.
No sé cómo es posible adivinar
los pasos de la muerte antes de verla.
O preguntar de la nada
o de los platos sobre la mesa
o de los hijos no nacidos
o esos otros que pueblan este mundo
comenzando a perder su aliento hora tras hora.

Tampoco sé los por  quésde esa frivolidad
de esas máscaras
ese miedo a sentir
o esos ocultamientos transparentes
donde desnudo está quien más se abriga.

No sé por qué el horror de cambiar
el estar
para ser
uno más de estos
esos
aquellos seres hermanos
compartiendo en silencio
ruidos iguales.


 


                                                       III
                                       Los locos crean castillos
                                       y los cuerdos los habitan




















                                                           MIXQUIAHUALA

                                                                                                                                         desde la casa mundode Byron Gálvez

Como deseo de Dios
salvaje y milenario
se extiende un paisaje
que devora nuestros ojos.

Aquí los árboles son fuego
savia coagulada en tierra
y los ramajes de heno taciturno
sereno tragaluz de un cielo en sombras.

Aquí las aguas son distancia
añosas pieles sobre el musgo
danza de la espuma con la roca
y el viento un cortinaje solitario.

Mas el río de este pueblo no está solo.

Centinelas ahuehuetes escoltan sus caudales
y en medio de trinos y humedad
herido de pureza vive el aire.

No falta nada.
Por los abismos viaja el eco
insistente plegaria que asciende
hasta la cima sembrada de casas.

Dentro de ellas desfilan sueños ocre
desnudeces de mimbre
ritmos
estallidos de rabia
y el cíclico reflejo de toda la policromía.

Desfila el horizonte
con su efímero mundo de nubes desgajadas
y por los ventanales penetran
invasoras raíces de centurias
manos esculpiendo encrucijadas
a imagen y semejanza del tiempo
en este lugar de los mezquites.







                                                         IV
                                       Los locos son mitad sueño
                                    y los cuerdos sueño a la mitad





















                                                       DE HOY A SIEMPRE

                                                                                                                                                en memoria del pequeño Daniel

Octubre al rayo de un mediodía
se llevó tus ojos,tu mirada de cielo inmenso,
pequeño Daniel.

Niño, elocuencia de Dios, ¡contesta!

¿Por qué tus pasos blandos
tan sólo tres años
antes de partir?

¿Por qué tu llamado despedida
tan sólo dos días
antes de partir?

¿Qué hilos me enredaste a la tristeza
presentida de tu adiós?

Mirada luz de cielo inmenso:
donde quiera que estés hasta su final
esperará mi historia a reencontrarte.

Mientras tanto de hoy a siempre
tu ausencia habita en todas partes,
y en los brazos vacíos de tu madre
el rumor apenas vivo de tus sueños,
el respirar perpetuo de tu infancia.

Nuestro mundo está herido.
Adelantaste eternamente los inviernos del tiempo.

Se nos fue tu nombre pequeño Daniel.
Se fueron tus grandes ojos
repletos de miel.






                                                           V
                                           Los locos son la poesía
                                      los cuerdos quienes redactan
























                                  POR TU VOZ, HERMANA DE LOS SIGLOS
   
                                                                                                                                              Eres la compañía con quien hablo
                                                                                                                                                                         de pronto, a solas
                                                                                                                                                                 Te forman las palabras
                                                                                                                                                                   que salen del silencio
                                                                                                                                      y del tanque de sueño en que me ahogo
                                                                                                                                                                     libre hasta despertar.

                                                                                                                                                                     Xavier Villaurrutia

A través tuyo converso
puedo mirar al mundo
amarlo y despreciarlo
halagar los insectos que se pudren
y el astro más leve en el vacío.

A través tuyo me doy cuenta
del baile rabioso de la vida
el hambre de expresión
y todo aquello que aún no he visto.

Tú delatas mis tenues sepulturas.
Por ti protestome diluyo
me embriago
y el aire me excita
como amante invisible de una noche.

Por ti mi grito en su naufragio
revive entre un oleaje de pétalos
de flores redivivas
sembrándose en mis ojos.

Contigo y frente a ti
soy capaz de inventar
un firmamento agobiado de galaxias.
Capaz de herir la herida que contengo
y despojarme de vestuarios
que a veces porto sin saberlo.

Si tuvieras la osadía de morirte
ya no habría cabalgatas
ni picaportes y llaves para ver.
Ya no habría una lente de aumento al infinito
para decir que cada hecho
es un hecho
y cada arruga en las palmas de las manos
un enigma.

Es por tique lo diminuto se engrandece
lo triste se hilvana de nostalgias
y las sonrisas se enorgullecen de alegría.

Hermana de los siglos
porque vives contagias
la sequedad con tu aliento humedecida
en los puños que empuñan tu cintura.

Muleta de tinta y sangre
raigambre mágico de palabras

poesía

por ti mi corazón sabe
que el parto y una madre son distintos.





                                                       VI
                                       Los locos son personajes
                                       y los cuerdos los actores





















                                            LA DAMA DE LOS RÉQUIEMS

                                                                                                                                                            a Norma Lorena Wanless

La dama de los réquiems
es huracán y pájaro.
Sus ojos vías lácteas
donde siembra palabras.

Ella todo lo llena
de secretos sin límite.
Hace tiempo que escribe
del drama de existencia
viviendo entre su historia.

Hay días en que el alma
se le agolpa y le surgen
poemas de las manos
deteniéndose en soles
hasta el deslumbramiento.

Mujer de trapo y carne
madre de suave seda
metáfora en el hielo
infanta desdichada.

Sus pasos están hechos
de musgo y de neblina
huellas de transparencia
cristal de grácil roca.
Su rostro terciopelo
de sonrosado nácar
le ayuda a mantenerse
más tenue que la brisa
más leve que la lluvia
o espiga en camposanto.

Y todos la miramos
en torno a sus espejos
cubierta con la sangre
de aquellos sus fantasmas.

Por ellos la nombramos:
la dama de los réquiems.







                                                        VII
                                      Los locos crean la música
                                    los cuerdos son los escuchas


























                                                                SAX RAPAZ

                                                                                                                                                                      a Evodio Escalante

Jazz nocturno que padece
la obscena densidad de las ciudades
a toda hora despiertas.

Música lagarto primigenio
el sonido del sax que imita al humo
y late como un grito moribundo.

Selva de notas que nacen
de la improvisación de un solitario
hasta alcanzar la voz ancestral de los orígenes.

Rezo del hombre urbano
coronación del ruidot
ras el llamado primitivo de los caracoles.

Caminata que se volvió carrera
contra el aire turbio del espacio
ausente de silencios.

Metáfora estridente la diaria conversación
que trata de salvar al viento
podrido de mensajes.

Jazz percusivo
              marcapaso del tiempo
que las venas penetra
con la aventura de su idioma
sin fronteras.





                                                        VIII
                                          Los locos son la pintura
                                         y los cuerdos sólo pintan






















                                                         HERMANO HERIDO

                                                                                                                                                                          a Roberto Padilla

Manantial
torrente lacerado por el tiempo:

¿dónde has sepultado tu locura
y el haz de luces
que guardaban tus manos temblorosas?

¿dónde han quedado tus desflorados lienzos
tus telas caracolas
los rincones de mar y fiebre
y las siluetas femeninas adueñándose del viento?

¿dónde escondiste tus pinceles impregnados de óleos
dardos flamas que daban vida
a corceles transformándose en águilas
y guerreros en pugna por un rostro de mujer
que tú siempre viviste presintiendo?

Hermano herido:
¿dónde tu voluntad viajera que encaminaba el ansia?
          ¿dónde tus sueños de agua?
                          ¿dónde esos sueños?





                                                         IX
                                 Los locos viven en muchos mundos
                                        y los cuerdos en la tierra















                                                EN LA TIERRA EQUIVOCADA

                                                                                                                                                                     en tu nombre, María

En tu cabello trenzas
coloridos listones de tristeza.

Hambre morena al hombro
caminas descalza
marchita.

Desde mi casa extendida te miro
hacerte vendimia en las esquinas
de esta ciudad sin encuentros.
Te escucho balbucir palabras
extranjeras a tu lengua.

Sonríes
y a través de las arrugas
prematuras de tu rostro
emana el aroma de otros aires.

Mujer niña de cabeza inclinada
buscas sitio
en mi urbe sin espacios.

Te pregunto:

¿ por qué no seré yo invasora de la tierra
que tu has abandonado?






                                                         X
                                      Los locos se sienten libres
                                     y los cuerdos los encierran



      



















                                            LA SEÑORITA X

                                                                                                                                                                Cómo llenarte, soledad,
                                                                                                                                                                     Sino contigo misma.

                                                                                                                                                                               Luis Cernuda

La señorita X se va a morir
ebria de ganas
unida
viuda
y de nuevo señorita
señoritez de soledad profunda
sórdida
grave y abierta
destila sensualidad inagotable
que le ronda en las piernas
y el cuello y las caderas.

La señorita X se divierte
ebria de ganas
por dialogar con todo.
Ama las flores y campanas y velas
y mares compulsivos.
Sus faldas bailan ansias o vomitan hastío.
Mientras ella practica monólogos
en la sordera de los otros
escala abecedarios y empapa cada letra
goteando su saliva
que ligera se vierte entre los versos.

No sabe que quiere
si acaso quiere.
Mas erguida se siente nueva
como casa que huele a recién construida.

La señorita X se ha visto en el espejo
lo ha roto a carcajadas
lo ha reconstruido contrahecho
a la manera de algún cuadro de Picasso.

Ahí se desconoceno entiende como el tiempo transcurre
sin dejar una señal sobre su rostro.
El cuerpo se le entume
como el dolor que duele cuando se ama.
Y con esa libertad libérrima con quien camina
convierte las miradas en ojos mirándola
como ella quiere que la miren.

La señorita X cumple cometidos
comete errores y aciertos que le aburren.
Se ancla entre ojos náufragos de tiempo
quema navíosya no zarpa
sus mares se resecan como páramos
y su mirada telescopio anida aumentos
aumentándole su estéril estatura.
Así convive con su alientoas
queada de brumas
de biombos solitarios
y se emborracha a diario de nostalgias
que sólo dejan más nostalgia.

La señorita X se está muriendo
burlándose de todo llora en silencio
canta la tristeza
de ver que amar ya no se puede.
Tanto amó hace tanto tiempo
que envuelto en telarañas tiene el recuerdo
y atesora sus ruidos como puerta
que rechina en su memoria.
Mas nada saca en claro
del mundo y sus virtudes
sólo está colmada de reservas
que opinan mal de la existencia.
La señorita X se nos muere
ebria de ganas
piensa que morir resuelve sus demencias
y ensaya estilos imaginando su muerte.
A diario se suicida
culpa en cartas su delirio
quiere grabar su nombre con todo el alfabeto
amoratada y tibia entre el deseo
de morir plena
y su codicia de hermanarse
con la tardanza del olvido.

La señorita X está muerta
ebria y sin ganas
al tratar de entender el idioma de la tierra
confundida
distante
habita el silencio
en esta soledad perpetua
entre el tumulto de otras X.






                                                        ANDREA MONTIEL
                                                  fotografías:  Salvador Herrera
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo