Designed by Domingo



ABRAZOS DE MAR
INCANSABLE



















ANDREA MONTIEL

Ilustraciones: LUIS FILCER










editorial praxis
Por el espejo espío las palabras
de una cartomanciana
sus augurios hacen vivir los sueños
de quienes la visitan
mañana es su vocablo mágico
ayer su anzuelo
con el pesca anhelos y pesadillas
y los convierte en viento
al viento en brujo que cumple peticiones
y a las peticiones en sol caliente
que ilumina los días que predice.

















La cartomanciana es una gitana loca
con olor de ciudad y montaña
tiene los ojos grandes y larga la cabellera
como el largo decir de sus presagios
de alguna parte vino y hoy vive
en un escondido café de intelectuales
la razón es la materia prima
que en superstición transforma
y así con las barajas que brincan
como duende perverso echa la suerte.

El humo del cigarro que fuma
se esparce veleidoso
e insiste en dibujar designios:

transfigurada observa los naipes de mi suerte
gitana pitonisa esta cartomanciana
que me clavó su mirada color de noche
y me auguró un amor
que convirtió mi corazón
en sedentario.
















Amor feroz que comienza en la noche temprana
y termina siempre de madrugada
amor que vuela
repta
se retuerce
amor sin casa
de tiempo y espacio inhabitados
de agua corriente y luz y música
que finca su estancia entre los cuerpos
amor de horas desaliñadas
de pulcritud y sueño
de sed y hambruna
amor mediterráneo
de mar y cuevas.



















Aquí hubo un sueño compartido
palabras de ineludible encuentro
en todos los idiomas
venas repletas de vida
y heridas que como matas de luz
provocan un escándalo por dentro

aquí hubo esa caricia recuperada
por todos los siglos que nos unen
esas voces que se entrecruzan
en el mar de los recuerdos de infancia
y la caótica indisciplina
que el amor impone
cuando aparece sin avisos.






















Un viaje sin regreso dio su inicio
un fuego sin descanso

hay tantos que nos pueblan este cuerpo

me habría gustado que en el mío
quedaras siempre tú
y tu universo.





















Con la luna converso
la miro
la soborno
quiero con su luz desdibujar
los escasos rasgos
que aún de ti me habitan
y más se imprimen
me penetran
surcan mis ojos
por mis venas caminan
envenenan mi aliento

Mitad de cuerpo mío y corazón míos
que en tu ausencia
te respiran.



















Cuando vacía de ti mi noche se agiganta
sueño con la humedad de tu cuerpo

en las sombras reconstruyo nuestro abrazo
y su vida fugaz e inesperada
que puso a juguetear a mi esperanza
me sorprende

me arrojaste a un río sin vertientes

en él habito con mi cuerpo desnudo
y los brazos abiertos

en él y con el viento danzo 
al ritmo con que tus ojos miraban

con ellos viento y agua
y con el fuego que tus besos me tiñeron
río en el río de agua escandalosa
me asiento en su lodo que es barro
tú como yo y todos barro
barro en los márgenes de los encuentros
barro en tu alma y mi cuerpo
barro que nos pigmentó la piel
y la bendijo.
























¿Acaso fuiste invento?

debe ser la cosecha de mi necio deseo
que nunca se satisface

las historias son su pasatiempo
con mi fantasía las diseño
y las palabras de mi pluma
rasgan este papel en blanco

Ahora sólo poseo un difuso latir
en mi corazón siempre errante
desarraigado corazón
desamparado músculo
que a fuerza de olvidos lo renazco
su vocación de ave es incansable
siempre estará de partida
iluminado por la luna menguante
y las tardes de otoño
estación de hojas muertas
y preámbulo al frío.
























El sentir no se equivoca
los encuentros lastimosos lo limitan
abandonos que sin razón sobrevienen
y todo vuelve a lo de antes:

Las manos vacías
con ellas modelo un poema
que transformo en naipe
lo arrojo a tu cara
y con él apuesto todo lo que tengo
todo por mirarme
en lo negro de tus ojos
ojos sombra que me amordazaron

¿Tus ojos?
no
no fueron tus ojos
fueron tus palabras
tu insomnio
tu amor a la noche
culpable noche que ambos adoramos
hechicera noche de rituales
que por placer tuvo eternizarnos
poseer nuestras madrugadas a cambio del sueño
de la cauda en las venas que lo invade todo
con sangre
con ecos
y abrazos de mar incansable.

Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo