Designed by Domingo




                        DE CALLAR ESTE AMOR
                         ME DUELE EL CUERPO

                                 Andrea Montiel

                                                               Ilustraciones
                                                              Arnaldo Coen



























                                  Ediciones Armella S.A. De C.V.
                                  Colección “Caballo Verde” 1989























                                   Me tocó dar la mano,
                                   doy la flor imperial de mis deseos:
                                   Cabello esperando atropellarse con su mirada
                                   Cuello en desnuda demencia ofreciéndose a su beso
                                   Ansia de pactar con los límites de su cuerpo
                                   Intrusa en cada uno de sus pasos
                                   Tornándome habitante de sus estancias
                                   ( Comienzo silencioso mi juego de fantasía)
                                   En el corte de barajas
                                   simulo no sentir el mal tercio de esta tercia,
                                   Naipe enclavado en un par de cartas marcadas
                                   Viril evasión que me transgrede
                                   Tahúr de mi esperanza.
                                   Pagué por ver.
                                   El as de su corazón estaba dado.
                                   Se agrieta el camino de mis apuestas,
                                   mas en la ronda por sus fronteras hay un reto
                                   y quiero revirar el sueño.
                                   Sobre la mesa:
                                   la espada de una presencia
                                   y de mi parte
                                   un comodín
                                   y el trébol negro de mi suerte.





















                                   Renazco.
                                   Un latir acelera mi pulso moribundo.

                                   Ahora soy tensa cuerda vibrando
                                   en el aire que tu pecho exhala.

                                   Entonaré un canto en tu nombre,
                                   un himno de fuego,
                                   de bestia luminosa
                                   como tu hirsuta cabellera.

                                   Mi torrente de voz te acechará,
                                   caudal en la brecha del juego.

                                   No habrá treguas ni armisticios.

                                   Tus contornos serán el territorio
                                   y tu corazón una de mis fronteras.
                                   Dejo la otra
                                   para que tú
                                   marques el trayecto.






















                                   Enamorada de ti como del aire
                                   que todo invade
                                   todo traspasa
                                   van alma en pena mis deseos,
                                   garras silenciosas surcando tu perfil
                                   en el perfil del horizonte.

                                   Deseos,
                                   animales mañosos
                                   inundan mis atmósferas,
                                   desbocan mi locura.

                                   Mas toda la sensatez de tu mundo
                                   palpita a mis espaldas acallando la fiebre
                                   por decirte: -quiero-

                                   Sé que tengo una aventura en consignación
                                   sin poderla vivir.

                                   Tu corazón
                                   todavía lejos de sentirme,
                                   sólo me piensa.






















                                   Tal vez me vuelva loca porque hablo sola
                                   pero tú estás aquí cuando te hablo,
                                   respiras
                                   y en la imaginación de esta perra soledad
                                   me contestas
                                   me tomas de la mano
                                   me haces cantar frente a los muros.

                                   Si todo es inventado, lo seguiré inventando
                                   porque siete veces tu nombre ha tocado a mi puerta,
                                   siete mil veces he escuchado sus golpes.

                                   A gritos te alucino
                                   beso tu labio inferior
                                   lloro en tu pecho
                                   y mis fantasmas atestiguan:

                                   para amar no hay que buscarlo,
                                   sucede
                                   donde no se espera.

                                   Atestiguan:
                                   las horas no alcanzan,
                                   las ganas ahogan.
                                   Al amor no hay que matarlo con silencio.
























                                   Al hombre que amo
                                   le hierve la sangre.
                                   Hoy conocí la rojiza palabra
                                   de su piel hablándome.
                                   La música goteó sinfonías en silencio
                                   contrapunto con mi fiebre
                                   y más sed tengo.
                                  
                                   El hombre que amo
                                   tiene la lengua suave como una cascada tibia,
                                   venenosa serpiente en las grietas de mis labios.
                                   Es río, lava sin mentiras.
                                   el cráter de su pecho me tiñe de erupciones.
                                   El hombre que amo
                                   es un sol felino llagándome con besos todo el cuello.
                                   En mí estuvo su boca, sigue su boca estando,
                                   alfabeto interminable de la noche que aún no he visto
                                   y más hambre tengo.

                                   Su filtro es un renacer que otoña todo septiembre
                                   y ha transformado mi tiempo,
                                   pareciera que descalza piso astros
                                   y de luz son mis raíces.
                                   De caracola mi corazón se hace trompo
                                   y silba, silba, silba locuras…
























                                   Podría vender el alma al diablo
                                   con tal de siempre vemos
                                   acariciar nuestras urgencias.

                                  
                                   has venido a poner mi mundo
                                   al revés.

                                   Ahora persigo tu boca como perseguir el agua,
                                   zumo, licor,
                                   vicio de mis rótulas heridas,
                                   naufragio en pos de tempestades.

                                   Y ahí voy en altamar,
                                   persiguiendo el agua de tu boca,
                                   boca de sal
                                   de anís
                                   púa prendida a mi deseo de jamás
                                   ser de ti
                                   deshabitada.

























                                   Larva delirante prendida a tus rodillas
                                   clavada en tus raíces evitándote el paso
                                   resulto ser,
                                   rama de tu tronco
                                   vocales de una voz que ya no escucho.

                                   No obstante ni aun con tu silencio muero,
                                   conservo los insomnios, en ellos te acaricio.

                                   Me miro y más te amo
                                   porque has hecho de mis ojos
                                   luceros
                                   diez planetas
                                   satélites de un sueño
                                   que por buscarte tanto,
                                   tal vez un día
                                   te atrape.



                                   Aire, libertad confinándome
                                   al vicio de ti, amor
                                   que a distancia tanto dueles.

                                   Culpo a mi corazón arquero
                                   y a su mal tino.

                                   De nada serviría levantarle una demanda,
                                   insiste en morir de pie
                                   llagado por tu beso
                                   que a diario obstinado revive.

                                   Su necedad:
                                   ser guardaespaldas,
                                   águila vigilante merodeándote.

                                   Su argucia:
                                   alzar el vuelo más alto
                                   y atropellarse
                                   con todas tus estrellas.



























                    Hacernos el amor con el vértigo de la navegación que nunca toca tierra,
                    inventar con la saliva un planeta sólo cubierto de mares
                    de espumas equilibrio entre el remanso y nuestras  tempestades,
                    ser brújulas imantadas con iguales direcciones,
                    recorrer los litorales de cada continente,
                    paso a paso rodear lo desierto hasta llegar a las praderas
                    penetrar en las malezas y acampar en la intemperie mágica
                    de nuestras desnudeces.





















                    Hacernos el amor en los senderos que evaporan el ansia de tenerse,
                    alzar el vuelo entre el hechizo del aire,
                    torturar con lejanía la tentación de las caricias
                    volátiles pretéritos conjugando recuerdos,
                    libertarnos al contacto crispado de los besos
                    hasta declinar la palabra amor en todos los idiomas
                    y aceptar que la copla tiene una grieta en su paisaje,

                   ese desastre
                   de haber nacido
                   con los cuerpos separados.






                                   Ebria en tu cabellera de vino tinto,
                                   en el mareo de estar en ti
                                   me siento un blues de elegantes compases,
                                   una nota sola en la samba de tus labios.

                                   Dedícame la canción de sal y néctar de tus muslos,
                                   sé música a mis ojos
                                   silencio consternado
                                   ruido absoluto en mis insomnios.

                                   Sé todo junto y colabora
                                   un poco más con mi locura.

                                   Pinta sobre un muro
                                   un colorado sol y en desbandada,
                                   mándame nubes de palomas mensajeras
                                   con tu misiva intrusa orquestando mis sentidos.

                                   Yo, escribiré con tinta
                                   hecha de mi sangre:

                                   bébeme,
                                   invade con tu sed
                                   mis manantiales.






















                                   Debo tener una extraña amistad con el sol,
                                   astro de obsesiones.

                                   Este amigo me obliga a confesar
                                   toda mi demencia diurna
                                   y los desvaríos que maniatados
                                   por las noches son brasa
                                   sobre mi almohada.

                                   Me obliga a levar anclas en el fragor de sus llamas
                                   pues su madrugada se espanta al saber
                                   que te espío robándote el descanso.
                                   De tanto pensarte mi intención es mantenerte insomne,
                                   con todas tus imágenes revueltas
                                   invadidas de mí
                                   a flor de piel degollándote
                                   al lado de mi cómplice el silencio.























                                   Hasta que de nuevo aparezca el sol,
                                   luz tuya iluminándome.
                                   Entonces, amanecer tramando otra historia
                                   para otra vez encontrarte,
                                   ofrecer una sonrisa más de esplendor enamorado,
                                   habitar en los dominios de un idioma
                                   de teas y alcandoras,
                                   de astros de obsesiones
                                   y ser ambos
                                   el mismo sol
                                   que a sí mismo
                                   se calcina.
























                                   Para que siempre subsista
                                   dejemos el amor pendiente,
                                   suspendido
                                   en su propio abismo
                                   en su no terminar
                                   porque de hacerlo,
                                   se nos muere lo único que vale.

                                   Dejemos el amor pendiente
                                   para sufrir con la nostalgia
                                   del hubiera inexistente,
                                   de un amplio hemisferio
                                   donde imaginerías
                                   serán el escenario
                                   y así poder decir:

                                   Sigo viviendo.





                                   Por Usted trastornada,
                                   los árboles cercanos a su casa
                                   me parecían más bellos.

                                   Podía respirar el sol aunque la tarde fuera
                                   toda hecha de lluvias.

                                   Pude felizmente escribir poemas
                                   y no importaba si eran realidad
                                   o melancolías de sangre entre mis dedos.























                                   Al saberme viva en Usted,
                                   cumplí los pactos de retoñar
                                   encubierta en la red de unas venas
                                   por donde ya no corren lutos.

                                   Proliferó un espacio,
                                   selva de terciopelos y primaveras ebrias,
                                   mas Usted me arrancó de raíz
                                   y con su desamor contaminó
                                   de lejanías mi ternura.






















                                   He ordenado a mis ojos y a mis manos
                                   olvidar su piel,
                                   su rotunda mirada
                                   la casa de su cuerpo
                                   sus muslos rocas tibias,
                                   bastiones abrazándome.

                                   He ordenado al suspiro olor a muerte,
                                   a estas soledades que están sin ser buscadas
                                   y se entrometen en mis huesos
                                   sin tener licencia para pertenecerme
                                   que le arrasen.

                                   He ordenado a mi aliento cavar fosas,
                                   organizar sepelios en el aire
                                   y ya no sentirle a mis contornos
                                   adherido.

                                   Necio amor.

                                   Se condujo sin manubrios.
                                   Sin mi consentimiento tendió una trampa al juicio
                                   desbarrancándome hasta perder
                                   la última pizca de lucidez y euforia.

                                   Ordeno a mi esperanza que agonice.
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo