Designed by Domingo
                                          AARÓN CRUZ  / ANDREA MONTIEL
                                                        óleos sobre tela            textos y poemas









































































                                     NATURALEZA MUERTA CON HOJAS SECAS

Hoy es un día esplendoroso.
     
Hemos abierto las ventanas y el sol ha entrado a iluminar toda la casa.  Es domingo y  
queremos ir al campo para llenarnos los ojos de paisaje y respirar ese aire limpio que  
permite que se luzcan las montañas.

       Yo quiero caminar con los pies descalzos y sentir el pasto en mis pisadas, hasta que el  
día termine y en el cielo aparezca el primer lucero de la tarde.  ¿Y tú?

      Sentarme en una loma; prender una fogata y mirar la danza de las llamas largo  
tiempo; oír correr el agua de algún río; dejar que el aire me despeine por completo y ver  
caer las hojas de los árboles, igual a éstas que han llegado esta mañana a visitarnos.

























                                     NATURALEZA MUERTA CON ZAPATOS
          
La casa está sola.

Es invierno y el frío de la noche cubre de escarcha los cristales. La cocina extraña el         
quehacer diario de María. Los cacharros el juego de los niños, sus gritos, competencias y         
desorden.  La mesa echa de menos las caricias, manotazos y patadas sobre su madera y  
más que nada, ese calor de todos durante el desayuno y la cena.

Papá Luis dejó arrumbados los zapatos que se mojaron con la lluvia el otro día. Ellos  
también extrañan su caminar cansado cuando regresa de trabajar en la fábrica. Reina el  
silencio.

La luna curiosea asomando su luz por la ventana.






















                            NATURALEZA MUERTA CON BRAZO DE HOMBRE

El cuarto está habitado por la noche.
La luz de una mujer y un hombre se introduce por la puerta.

Guardan silencio.
Sólo se escucha el respirar y el roce de sus cuerpos.

-Es el amor de los humanos - dice manzana a pera.
-Es el amor de las parejas - las flores en coro les replican.

Penetra el día.
El sol visita el cuarto y todo resplandece.
En ella se advierte la plenitud de una sonrisa.
En él un brazo triunfante y bien premiado.
                       La mesa
                                                 de alegría
                                                                                se deshace.
























                                                            AMOR TERRENAL

En las redes callejeras
la vendimia nocturna se descubre.
Los cuerpos vestidos de ritmo
buscan sitios donde ayuntar
y retorcerse en abrazos.
Aparejadas parejas sin nombre
que se encuentran
que se aman en penumbra
y esperan a que la noche madrugue
hasta agotarse.

Cansados del humo y los desvelos
navegan con el sueño,
compañías momentáneas,
aguijones de soledad,
amor de cinturas desconocidas
siempre exterminado con la luz
amarillenta de la ciudad.





                                                              LA ESPERA
 
                                                 - Un animal en celo me habita.
                                      Con sórdida obsesión el hambre de su cuerpo
                                                                 te persigue
                                                        reconstruye tus perfiles
                                                                   tu silueta
                                                      tu devenir de fruto jugoso
                                                            de capullo violento.




















                                                    - Aquí estoy para entregarte
                                                              la savia que poseo
                                                         drenarle vida a tus años
                                                        apaciguar tus cansancios
                                                              renovarte los pasos
                                                              y después olvidarte.

                                                   Alguien más está esperándome.




                                                        LA ESPERA SIN TIEMPO

Las noches de la urbe son vértigo sin tiempo
hospedaje de amores clandestinos
sombras perfectas por donde transitar
sin pasaportes ni fronteras.




















Las noches son noches de placer
que amansan el deseo desperdigado en las esquinas
son sueño intermitente entre jolgorios y violencia
laberintos donde la entrada cuesta
y permanecer no tiene sitio.

Las noches a punto de morir
supuran soledad y desamparo
heredan un silencio matinal
y el tedio interminable de la espera.







                                                              LA TRAPECISTA
         
En la cuerda floja  camina la soledad
se exhibe sin vestuarios
equilibra el dolor con la risa
y entre el placer y el hastío se balancea.

Teme caer y busca cómplices
con quienes escribir historias diferentes cada noche
y compartir los muros sombríos de una alcoba.

                                                                                 Un precipicio de miradas vacías
                                                                                 la asedian
                                                                                 la acarician
                                                                                 la poseen y abandonan.

                                                                                 Viciosa soledad que en búsqueda de luz
                                                                                 traspasa ventanas
                                                                                 toca puertas
                                                                                 se arrodilla y espera
                                                                                 el encuentro
                                                                                 con otras soledades.







            LA ANUNCIACION

Soy un serafín que te espía
y sabe de tus pasos en el circo de los días
sabe que aguardas las visitas


que posees muchos rostros
y como una trotamundos has fincado caminos.

Sabe que rondas por las calles citadinas
buscando saciar tus inquietos sentidos
que vistes el desnudo
en tu cuerpo
en tus gestos
mas no en tu corazón y sus tormentas.

Y sabe, sobre todo, de tus profundos deseos
que por mí serán cumplidos:

Hacer tuyos los sueños que no te pertenecen
y en secreto enamorarte de algo aunque no exista.








TUMBO II

Los varilargueros avanzan por la plaza.
Montados en corceles elegantes rememoran
a los caballeros del medioevo.
Desfilan puyas en mano
para picar al toro y amansarlo.
Verter su sangre le restará fuerza
y hará más suave la embestida.
























Inicia el primer tercio.
El toro observa, cabecea, se deja venir.
Los picadores lo desafían, lo atacan.
El animal enfurece, muge, patea,
logra tumbar a un caballo que cae herido.
Los picadores pinchan, clavan, atraviesan
las carnes de la bestia.
Su sangre corre y lo descongestiona.
Listo está para que el matador lo enfrente.







                                                          TORERO HERIDO



















Vestimenta impecable desde la montera hasta las zapatillas, luce el matador en el último  
tercio de la fiesta. Camisa, chalequillo y casaca bien  bordada con chaquiras de todos los  
colores, cubre su torso. La taleguilla y las medias, sus piernas que danzarán sobre el  
ruedo. El toro de lidia espera. Con velocidad irrefrenable embiste franco. El   valiente  
torero controla el temor y pase tras pase con su muleta lo torea. El público grita el "olé"  
acostumbrado.  Se aproxima el final de la corrida. Nadie espera una cornada, y de  
repente, el pitón de la bestia se entierra en el vientre de este hombre. La sangre enrojece su  
chaleco de luces y la tarde en la plaza.
                                                                
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo