Designed by Domingo

ANA PELLICERla escultora que piensa con las manos

                                                                                                                                 La luz descubre la verdad que es vida.
                                                                                                                                    ¿Estoy amaneciendo muy despacio?
                                                                                                                            El cuerpo, tumba de luz, será un palacio;
                                                                                                                                           la copa, con el agua confundida.  
                                                                                                                                                             CARLOS PELLICER
                                                                                                                                                            (Sonetos de la luz II)











Jugar, luchar contra la muerte, lanzar un puente entre la fantasía y la realidad y  
lograr un diálogo con lo invisible hasta crear aquello que no existía, es lo que Ana  
Pellicer hace en su trabajo escultórico.  Obsesionada con la historia, con ese conjunto  
de hechos concatenados y que no son otra cosa que los cimientos responsables del  
presente y peldaños hacia el futuro, Ana ha moldeado los metales, principalmente el  
cobre.  Y allá en Santa Clara del Cobre, ha conjuntado las técnicas prehispánicas  
heredadas de los artesanos, con las técnicas metalúrgicas modernas. En Santa Clara  
se apoderó del tejo, un círculo de metal y una de las formas primitivas creada por  
esta comunidad del que nacen ollas, fruteros, vasos o platos y ella lo transformó en  
escultura, en un concepto nuevo que ha dado a luz besos, máquinas enamoradas,  
ombligos, o números electrónicos.

Mientras juega, Ana piensa con las manos, libremente se apodera del espacio y le  
otorga un alma a la materia que moldea hasta darle tres dimensiones en la realidad.   
Combina el color de los metales, la transparencia de los cristales, la luminosidad del  
fierro pulido, y como ella afirma, la característica del material contrario a lo intuitivo  
que posee el hule.  Se apropia de las formas geométricas, de la topología y de la  
poesía, es decir, de todo aquello que la rodea en donde se fusiona no sólo con el  
nacionalismo, sino con los diversos elementos que conforman la cultura y las  
concepciones de sus propias raíces.

Su inquietud siempre ha sido la celebración histórica y sus temas fundamentales, el  
hombre, la sociedad y el amor. Así ha creado multitud de proyectos que después se  
han convertido en singulares exposiciones:  El Querendal, La Pelota que Rebota, El  
Encuentro entre dos mundos, Las Banderas Heroicas de México, Las Joyas de la  
Estatua de la Libertad o su Homenaje a Frida Kahlo.

Pero la historia no es sólo el conjunto de hechos que se aglutinan en recuerdos,  
también es lo imaginable, el mañana, el porvenir y ahí, en los albores del siglo que  
está a punto de iniciarse, entre las obras de Ana Pellicer aparece la luz, luz que  
simboliza conocimiento, fuerza creadora, energía cósmica y emanación.  Luz que  
sucede a las tinieblas y se concentra, esclarece, penetra e ilumina y que permite ver a  
las cosas en su verdadera forma.   Y así, sin dejar de jugar con sus manos, crea una  
nueva serie de esculturas: Concentración De Luz En Los Albores Del Siglo 21.   En  
estos, sus trabajos más recientes, Ana crea un concepto distinto de la "Corunda", el  
tamal purépecha; da otras dimensiones a la forma esférica a través de su "Flor del  
mal", o su "Joven Noble Español Desnudo", y entre las facetas de materiales  
translúcidos, aparece su "Antorcha de Profeta".  En cada pieza combina el cobre  
repujado, la plata y el latón con las resinas.  Con ellas recrea al listón de Moebius, esa  
curiosidad geométrica que posee una sola superficie y un bordo, dos lados que se  
transforman en uno, y aumentan las posibilidades del espacio sobre sí mismo:  es  
aquí donde la magia toma sitio dando a luz una superficie escultórica de dos  
dimensiones, o dicho de otra forma, el infinito visto sobre un plano.

Así la banda de Moebius, el infinito, la luz y el futuro  quedan unidos en el trabajo de  
Ana Pellicer, quien a través de la continuidad de su obra asegura que la historia  
construida por los seres humanos proseguirá su curso siempre.

     








                                                                                              Palabras de Andrea Montiel
                                                                                          en el catálogo de su exposición
                                                                en la Casa de la Cultura Jesús Reyes Heroles
                                                                                                noviembre-diciembre 1994
Andrea Montiel Rimoch
Andrea Montiel Rimoch
Taller Tinta Libre
Biografías
Eventos
Colaboraciones
Page by Domingo